Guía para comprar el mejor radiador de Aceite

Guía para comprar el mejor radiador de Aceite

Es importante que antes de comprar un radiador de aceite conozcas su función y características. Un radiador de aceite es un artefacto utilizado para calentar habitaciones pequeñas. Estos cuentan con una larga vida útil. Existen radiadores líquidos, termodinámicos y geles, su potencia varía entre 500 w y 2.500 w.

Estos son los Radiadores de Aceite más Vendidos en Amazon

Son muchos los factores a considerar para comprar el mejor radiador de aceite. Factores como el tamaño, potencia y seguridad no puedes pasar por alto. Al momento de comprar un radiador de aceite, es importante no solo pensar en el radiador sino en tus necesidades. 

Por el precio no te preocupes,  a pesar de ser tan populares, estos artefactos cuenta con un valor que los hace muy accesibles. Pero eso no es todo, en esta guía conocerás todo lo que debes considerar para comprar el mejor radiador de aceite.

¿Cuál es el mejor radiador de aceite calidad precio?

Sin duda, los radiadores forman parte de los mejores artefactos utilizados para calentar ambientes. Todos ofrecen el mismo servicio en calidad y precio, pero en realidad esto depende de la cantidad de elementos con los que cuentan, mientras menor sea el número de elementos menor costo tendrá, siendo el número mínimo de estos, 5 y el máximo, 12.

Por su parte, los radiadores de aceite que cuentan con 5 elementos son los más pequeños, sin embargo esto no limita su calidad en servicio, porque aunque cuenten con un tamaño reducido, son capaces de calentar por completo una habitación de dimensiones comunes, estos radiadores por lo general tienen un costo de 50€, claro que el mismo puede variar dependiendo de la marca.

En el caso de los radiadores de 7 y 9 elementos, estos van en orden creciente. Por su parte los radiadores con 7 elementos son de bajo consumo, y el proceso de calentamiento es bastante rápido. Mientras que los radiadores con 9 elementos disponen de un proceso de calentamiento que sobrepasa por mucho los elementos anteriores.

Estos pueden encontrarse en el mercado en 70 y 90€ respectivamente. Por último se encuentran los radiadores de aceite con 11 y 12 elementos, siendo estos los más potentes.  Su precio en el mercado varía entre 120 y 130€, pero algunos pueden llegar a costar 200€.

Comprar un radiador de aceite, ¿qué hay que tener en cuenta?

Comprar un radiador de aceite, ¿qué hay que tener en cuenta?

Un radiador de aceite cuenta con un gran número de especificaciones, algunas un poco más complicadas de entender que otras. Sabemos que son un sistema de calefacción móvil, cuya instalación no necesita trabajos de obra mayor.

Sin embargo esto no significa que no deba prestarse atención a las características con las que cuenta. Características como el tamaño y la potencia. Estas deben ser las primeras cualidades en las que debemos fijarnos cuando queremos comprar un  radiador de aceite.

En el mercado existen muchos de estos artefactos, todos de distintas marcas y modelos. Conocer las especificaciones de cada uno en ocasiones puede resultar algo molesto, pero es necesario conocer muy bien el producto que deseamos adquirir para evitar inconvenientes en el futuro. Como ya mencionamos, dentro de los factores más importantes que debemos tener en cuenta antes de comprar un radiador de aceite, se encuentran:

Tamaño

Antes de comprar un radiador de aceite es muy importante elegir el lugar o habitación donde queremos instalarlo. Existen radiadores de aceite de diversos tamaños, entre los cuales destacan, los radiadores de mano,  siendo estos muy ligeros, fácil de transportar, y caen muy bien en cualquier sitio gracias a su reducido tamaño.

De igual manera, existen radiadores para mesa camilla, los cuales, como su nombre lo indica son los mejores para colocar sobre estos tipos de muebles. Estos radiadores no ocupan un espacio considerable en la habitación.

Un poco más grandes, se encuentran los radiadores de pared y los programables. Por su parte los radiadores de pared, tienen la forma tradicional de un radiador de aceite y verticales. Mientras que los radiadores de aceite programables, como su nombre lo indica, el usuario puede programar el encendido y apagado del artefacto incluso estando lejos de casa.

Potencia

Como sabemos, la potencia del radiador de aceite, influye directamente en el rendimiento del artefacto. Algunos cuentan con una potencia muy elevada, pero la misma puede verse afectada por el tamaño de la habitación. Existen radiadores con potencias o motor distinto, entre ellos se encuentran: radiadores con potencia de 500w,  esta potencia la tienen los radiadores pequeños, ideales para calentar espacios reducidos.

Otros a destacar son los radiadores con potencia de 600w y 700w, ambos pueden mejorar la temperatura en espacios relativamente grandes, pero en cuanto a menor consumo, los de 700 w son los mejores.

Seguidamente se encuentran los radiadores con potencia de 1000w y 1500w, ambos pueden emitir temperatura a diferentes niveles. Por último, los radiadores de aceite de 2000w y 2500w.

Los radiadores de 2000w de potencia son los mejores para ambientes medianos y/o grandes. Por su parte los radiadores con 2500w, son los más potentes, capaces de mantener la temperatura en un ambiente de más de 20 metros.

Radiadores de aceite: ventajas e inconvenientes

Estos productos son de calidad, cuentan con una gran cantidad de ventajas dentro de las cuales destacan, su sistema para conservar el calor, siendo esto muy útil. Una vez que el radiador es apagado, el calor continúa en la habitación por 40 minutos. 

Por supuesto, otras de sus ventajas es la comodidad de transporte, ya que muchos cuentan con un diseño portátil, que los hacen muy fácil de llevar. Permiten ahorrar energía, por medio de un termostato. En la actualidad todos los radiadores de aceite cuentan con un termostato, el cual permite programar el radiador y elegir la temperatura ideal para la habitación.

No producen ningún tipo de residió. En ocasiones ni los notamos, ya que son muy silenciosos. El proceso de limpia es rápido, solo será necesario pasar sobre ellos un trozo de tela húmedo y listo. Y por último, son muy económicos, a pesar de calidad en servicio que ofrecen, muchos son de fácil adquisición.

Pero, como todo producto, los radiadores de aceite cuentan con ciertas desventajas, que, aunque no son muchas, creemos necesario mencionarlas, entre ellas destacan, un proceso tardío de calentamiento, esto debido a la potencia con la que cuentan. No todos son ideales para ambientes grandes, y, una de las más importantes, consumen gran cantidad de energía eléctrica.

Radiador de aceite o emisor térmico

Radiador de aceite o emisor térmico

Aunque ambos sean utilizados para calentar ambientes, si no sabes cual elegir lo más recomendable es que tomes en cuenta, factores como el proceso de instalación, el tamaño y el consumo de energía.

Los radiadores de aceite son de fácil instalación ya sean portátiles o no, puedes colocarlos en la habitación que quieras y cuando quieras, ya que el mismo no requiere de un proceso de instalación previo.  Mientras que los emisores térmicos deben ser instalados en la pared, lo que conlleva a un proceso de instalación arduo y en ocasiones un poco lento. Además, una vez instalado no podrás cambiarlo de habitación.

Cuando hablamos de tamaño, las cosas toman otro rumbo, ya que, en este punto los emisores tienen mucha ventaja. Estos logran calentar ambientes de tamaños considerables, sin duda tienen mayor potencia que los radiadores. Y por su parte,  los radiadores, sirven para calentar ambientes pequeños. Estos por lo general suelen ser utilizados para complementar el uso de un sistema más grande. 

No podemos olvidar el consumo de energía. Los radiadores consumen una gran cantidad de energía eléctrica, lo que puede afectar considerablemente la factura de los servicios, si se mantiene conectado por mucho tiempo. Mientras que los emisores térmicos están disponibles en varios modelos, cada uno con un tipo de consumo menor o mayor que el anterior que se adecua a nuestras necesidades.

Como funciona un radiador de aceite

Estos radiadores como, su nombre lo indica, cuentan con aceite en su interior que permite su posterior funcionamiento, pero este trabajo no es tan sencillo, ya que, el sistema de calefacción es producido por una resistencia eléctrica.

La superficie del radiador puede ser fabricada ya sea de acero o de aluminio, esta última es una de las más comunes. Dicha superficie es la que se encarga de transferir el calor a la habitación. Este artefacto trabaja por radiación. El calor que emana solo es capaz de cubrir espacios reducidos.

Pero, esto no significa que, su potencia no sea la mejor, de hecho, todo lo contrario, un radiador de aceite tiene la capacidad para mejorar la temperatura de una habitación incluso por dos días, ¿La razón? Es un espacio cerrado,  cuyo contacto con  el ambiente exterior es casi nulo. Claro que, esto depende además de la cantidad de personas que ingresen a la habitación.

Diferencias entre un Calefactor de Aire y de Aceite

Diferencias entre un Calefactor de Aire y de Aceite

Un calefactor de aire es un artefacto utilizado para emitir calor en una dirección. Son pequeños y cuentan con un manejo muy fácil y rápido.  Estos pueden ser apoyados ya sea en el suelo, sobre una mesa o en la pared. Sin importar el lugar, la superficie no sufrirá daño algo.

Los calefactores de aire están disponibles en varios modelos y todos con potencias distintas, entre ellas, 2500w. Cuentan con temporizador, termostato regulable (aunque no todos). Protección  en caso de generarse un sobrecalentamiento. Estos artefactos emiten calor casi de inmediato. Su reducido tamaño permite que sean guardados en casi cualquier lugar, lejos de ambientes húmedos por supuesto.

No utilizan gases, por ende, no emiten humo. Además son muy accesibles. Puedes seleccionar el tipo de potencia,  y, son silenciosos.

Por su parte un calefactor de aceite,  puede ser utilizado tanto en ambientes grandes como pequeños,  gracias a la variedad de tamaños y elementos con los que cuentan. Estos sin duda, tienen mayor potencia que los calefactores de aire. Aunque, su precio en el mercado suele ser considerable, pero vale la pena la inversión.

El proceso de instalación es sencillo, ya sea que se coloque sobre una mesa o en la pared. Algunos de ellos cuentan con ruedas lo que facilita en gran medida su transporte. Los calefactores de aceite permiten regular la temperatura hasta dar con la adecuada para la habitación. Cuentan con más de 9 elementos. La emisión de calor abarca  todo  el espacio y no una sola dirección.

Última actualización el 2021-09-26 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados